jueves, 6 de abril de 2017

EL LAMPISTA (a un hombre humilde que me enseño a ser hombre en esta vida)

- Hoy bajo la luna
escribo a una mirada,
especial y escrutada 
por los años en la mina
de la vida.
- Que emociona cada
poro de esta piel mía,
con tan solo
pensar en ella.
- Su dulzura se hizo 
de años de experiencia,
con ingredientes del alma,
en su corazón 
la mas bella paciencia,
hizo el hombre 
humilde que soy ahora, 
gracias a él.
- ¡No pienso! Si no siento,
que de su cuerpo 
soy yo.
Aunque el color distinto,
sea en esta nuestra 
vida.
- Hay algo que ni se 
compra ni se
vende.
Algo que no se 
encuentra en ningún 
rincón de este mundo.
Algo que ni la magia
puede igualar.
- Que cuando ese sentimiento 
te sorprende,
hasta las piernas te
empiezan a temblar
eso es amor.
- ¡No pienso! Si no siento,
que de su cuerpo
soy yo.
Aunque el color distinto
sea en esta nuestra
vida.
- En la antigua Ferreria,
se crió a  lampista
llego y como un pianista,
a su tierra Almeria
volvió.
- A ti papa van estas
letras que ni el tiempo
borrara,
ni el viento soplara,
ni la lluvia mojara,
porque inmortal te quedaras
con esta tinta
del mio corazón.

Por; J.M. Almécija

No hay comentarios:

Publicar un comentario