jueves, 31 de agosto de 2017

EL GONDOLERO (pasan los años, la vida en sí y no nos damos cuenta que día a día creamos nuestro destino, y con ello nosotros nos juzgaremos en el último paso de nuestra vida)

- Una voz desde el infierno,
me reclama rompiendo
mi ser en cuatro partes.

- Mi sangre revienta mis venas, 
ultrajando mi piel tostada
por las agujas del cielo rojizo
que se abre sobre mi cabeza.

- El sonido de las catacumbas
me viene con lejanía desdén,
dejando rendidos mis pies
separados sobre el polvoriento suelo
lleno de tripas rotas.

- No son miembros, pues son partes
de misteriosas partes quemadas
por la lava que mis ojos ven, 
aunque cansadas descansan 
mis pupilas sobre mis manos heladas,
no envejecidas por los siglos
de la humanidad,
dejando huella en la verdad 
de la existencia.

- En este lapsus del tiempo
encerrado estoy sin salida, ni lamento, 
me ahogo en el mar del momento,
no soy destino, ni laberinto
en esto de vivir en el sentimiento.

- En una esquina escribo 
lo que en mi mente veo,
más bien, lo que viene a embrujarla
sin tabú, sin permiso
me gobierna en este momento.

- La sombra del pasado 
viene saludando sin mascara, 
pues nada escondido tiene,
no logro ver con que cara
sincera pero mentirosa viene,
los ojos siguen diciendo 
lo que la lengua dice.

- ¿Quizás es mi conciencia?
¿Quizás es mi inocencia?
¿Quizás es mi esencia?
¡O simplemente quizás
es mi alma a falta de ausencia!

- ¡No se! Quizás soy el resultado
de los actos de la humanidad,
disfrazada en la escarcha 
quemada de la verdad.

- Sigue acercándose la sombra 
en la noche, sin permiso prematuro
y con llave a esta vida
que llamamos nuestra,
no sé que quiere, pero el miedo
me mata por dentro,,
me destroza mi existencia,
frena mis pasos
en esta siniestra providencia.

- ¡Ya se acerca! ¡Bajo esté cielo!
Que cada vez es mas relampagueante
y oscuro, - incluso ya puedo ver,
ya puedo sentir su calor, ya puedo oler
su aroma, hasta puedo ver 
que un arma prende de su mano
derecha-.

- La corona del palo acerado condena
al ser humano, brilla más que mi propia 
tolerancia,
que hace que mi sangre sea tinta.

- Pues lo que arma marca mi destino
sobre esté suelo tembloroso
y agrietado.

- ¡No! ¡No es un extraño!
Ya lo veo enfrente mirándome 
sin corte, con sus ojos en llama,
¡No puede ser! Pero es cierto
es mi reflejo en una noche ciega y oscura,
pues yo soy el dueño de mi camino
y yo pongo final con esta guadaña
a esta trágica fabula...

Por; J.M.Almécija













viernes, 18 de agosto de 2017

SONIDO DE POESÍA (solo el corazón puede crear la magia que hechiza el alma)

- Abro la catacumba que me separa
de este mundo, con una simfonía 
que viene del exterior lejana y tímida,
la tierra que me apresaba con desesperación
cae por mis dedos enhuesados como agua
de lluvia en una noche de tempestad.

- Me ayudo de mis blanquecinas piernas para
salir de este balcón que deja con ilusión
ver lo que antaño deje con nostalgia,
con atrevimiento viene el sonido de poesia
que me despertó de mi letargo.

- Siento como la fortaleza vuelve sin pudor
multiplicada por mas de dos centenarios de experiencia,
y sin vergüenza sigo mi labor
ya que esta música que me llama no es fantasía 
de ningún mortal creando en su intimidad,
ya que yo Paganini la cree de la mano
del que se oculta en el infierno.

- Sigo mi lucha, pero parece
difuminarse en la oscuridad
dejando el final en mi transparente corazón,
esfuerzo mi sentido 
porque ya no me viene lo que me despertó.

- Pues prefiero seguir dormido
bajo esta tierra, abrazado a mi instrumento,
hasta que un mortal me iguale
y a él le entregare lo que forjado 
en el infierno fue... 

Por; J.M.Almécija








domingo, 9 de julio de 2017

COMEDIA OLOROSA (en estos momentos que estamos pasando una sonrisa vale millones...porque no reirnos de los momentos más aburridos)

- Tic-tac, tic-tac, tic-tac era la siniestra melodía
 que en una mañana de verano me venía,
 del vigilante que en la pared colgante
intimida al caminante,
que sentado espera ser elegido
para dar sentido a una vida que no entendía.

- ¡El lugar! Inhóspito, fantasmagórico, vacío
de alegría tribiana
que adornara el solitario sitio,
aunque miento si digo solitario lugar
porque estatuas adornaban los bancos,
también miento si digo estatuas
ya que los habitantes de la trémula sala
eran presos del aburrimiento.

- Sentados, de pies, acuclillados o los sujetadores
de paredes, se podía ver la variedad
del postureo gratuito y por que no decir,
que gemelos facialmente esperaban su turno
tener.

- Un murmullar de lejos venía - yo en el paro quede;
Mi mujer ciega un solotone necesitar;
Mi suegra coja y sorda unas gafas querer;
Mi hija ser abogada quiere aunque rica fruta
ofrece desde su estrado en la frutería de la esquina;
Y por último mi pobre hijito, que quejarse no se queja
por su peso en el cuero del salón dejar,
día si otro también pero futbolista quiere ser,
aunque su timidez solo le deja ver su sueño
en la pequeña pantalla que colgada en la instancia
esta... -

- Un olor a asno muerto robo mi olfato
sacándome del murmullo que ya lejos se extendía,
haciendo a los ocupantes del lugar
buscar al culpable por desayunar habichuelas en ayuno,
incluso el dueño del tímido bufido
silencioso no iba a delatarse en esta actuación.

- En segundos la banda se animo y olores comenzaron
a surgir en el ambiente misterioso,
sin aviso me rodearon en un instante
violando mi olfato inocente,
en un momento todos eran actores
en esta comedia olorosa.

- Las miradas se cruzaban como sables por doquier
sin herida alguna,
pues no penetraban más que el sentimiento
que rompió el mudo lugar sin querer,
el cuchicheo pronto subió
y de la nada la humanidad surgió...

Por; J.M.Almécija











domingo, 18 de junio de 2017

CENIZAS DORMIDAS (a veces solo hay que cerrar los ojos, viajar con el corazón y dejar que la imaginación te guíe)

- Siendo siervo de la vida me 
 rompo ante la mirada vigilante
de la noche prematura,
no se por que esta melancolía 
rota me sigue,
 cuando todos los seres duermen
en la diurna melodía
de la triste nostalgia, 
por ser parte de esta efímera
armonía.

- No soy el dueño de este cielo,
pero sobre este suelo 
como cada miembro de este mundo
mis yemas están llenas 
de inocencias olvidadas 
por el día.

- Porque naufrago, perdido me
encuentro cuando
ya el alcohol y el sonido
violan mi cuerpo.

- Solo puedo decir, que sobre 
mi cabeza cae el estigma
de un pasado perdido, olvidado,
secuestrado entre maderos
quemados en una noche,
de cenizas oscuras volando
sin rima ni destino,
que hace del gentío
una legión en la noche loca.

- Olvidado en el presente
cierro mis ojos y viajo en el tiempo,
a tiempos de brujas,
a tiempos de alocados degolladores 
nocturnos,
a tiempos de filósofos
juzgados por compartir lo prohibido,
a tiempos de colgados sin freno,
a tiempos de esos 
que veían plano el mundo,
a tiempos de purificación en la llama
rojiza de supuestos mandados del cielo.

- Vuelvo a ser consciente de este presente,
que las hogueras dibujan las calles
sin sentido de muerte o castigo,
solo arden para despertar el alma
que dormido sale sin preocuparse
por las horas que pasan sobre
la piel blanquecina,
que sobre el suelo posa escuchando
los estruendos,
hechos por la mano del hombre.

- Todos intentan olvidar,
si no olvidar enterrar, enterrar
en lo olvidado sus vidas,
sus vidas que más que vidas 
son espacios prestados de otra Era,
ya enterrada en cuentos
de autores dormidos.

- ¡No! No puedo dormir en esta opera,
lírica sonada en la moribunda
esencia nocturna.

- ¡No! No cierro los ojos 
ante esta metáfora despierta.

- ¡No! No puedo parar mis pies rendidos,
a esto de dejarme llevar sin permiso
por el fuego que con sentido
adorna estas calles.

- ¡No! No puedo frenar mi alma
en esta farándula que llaman festejo,
pues solo soy uno más en esta lluvia
de cenizas dormidas.

Por: J.M.Almecija 









miércoles, 26 de abril de 2017

ALMAS SEPARADAS (casi noventa veranos y aun esta ahí el lamento de los enamorados)

- El humo de esa tercera bala prolongada
hizo historia, en aquel fatídico
día veintidós de verano,
del año veintiocho,
cuando su joven mirada
fue violada por la muerte,
dejando en aquel desierto
la perfecta y esperanzadora huida.

- Su amada estaba lejos
de pronunciar palabra,
ante la caída de su jinete,
pues en su garganta las manos
había de una encapuchada,
decidiendo su destino. 

- ¿Quiénes eran los jueces
de aquel amor sincero,
entre esos primos
que se amaban alocada mente,
desde la infancia?

- ¿Quiénes apagaron las luces,
posando el miedo, en sus ojos
sin tolerancia?

- Todo por negarse, ese caótico 
día, a sellar lo que su corazón
no amaba ante el clérigo,
su padre decidió, sin razón,
el concertar lo que a él nunca perteneció,
pues su llanto melancólico
aun esta cayendo sin pasión,
por las paredes de ese cortijo.

- Las campanas ya no tocan,
en ese lugar de voces atrapadas,
que en el atardecer rezan
por esas almas separadas,
ni las golondrinas vuelan
a la palmera que vigila las puertas.

- ¿Quiénes eran los jueces 
de aquel amor sincero,
entre esos primos
que se amaban alocada mente,
desde la infancia?

- ¿Quiénes apagaron las luces, 
posando el miedo, en sus ojos
sin tolerancia?

- Como dicen algunos,   
todo queda entre familia 
pues quedó esta macabra 
 función de blancas y rojas rosas,
que marcó el alma de Almería.

Por; J.M.Almecija